Jardín de Infancia Waldorf

En los jardines de Infancia Waldorf los niños y niñas aprenden por medio de la imitación y la imaginación

El jardín de Infancia Waldorf acoge a niños de entre 3 y 6 años. Colores suaves, flores frescas, la belleza de la naturaleza, y los juguetes naturales llenan el aula de Jardín creando una atmósfera de calidez y tranquilidad.

La jornada transcurre con un ritmo diario y semanal predecible y es guiada con ternura y respeto por nuestras Maestras.

Tras la llegada, comenzamos cada mañana con corros y canciones que nos ayudan a despertar, además contribuyen a desarrollar en el niño y la niña su sentido del ritmo, motricidad, memoria y lenguaje.

En el Jardín de Infancia Waldorf la actividad central es el Juego. En él, los niños y niñas utilizan juguetes elaborados de forma artesanal y materiales sencillos que les permiten desarrollar la creatividad y la fantasía, experimentar con los sentidos, ejercitar el movimiento y favorecer las relaciones socio-afectivas.

Tras el juego creativo y espontáneo que permite la expansión del niño y la niña, llega un tiempo para el recogimiento con el almuerzo, que es servido a las once de la mañana, y se compone de frutas, cereales y productos ecológicos.

Tras el almuerzo, cada día de la semana tiene su propia actividad artística o manualidad, siempre con elementos naturales: pintura con acuarela, modelado de cera natural de abejas, elaboración de pan ecológico, euritmia, y manualidades relacionadas con la estación del año y las fiestas.

Si los niños pueden vivir como niños, mañana serán personas adultas en plenitud de su potencial.

Rudolf Steiner

Los niños y niñas necesitan de espacios naturales que les permitan explorar e interactuar con el entorno dentro de unos límites de seguridad. Disponemos de un amplio jardín arbolado con elementos de juego naturales para ellos, disfrutando del espacio exterior a diario.

Las pequeñas salidas por los alrededores les permiten asimismo establecer el contacto directo con la naturaleza sintiéndose parte de ella.

Al final de la mañana llega el momento del cuento siempre en forma de narración oral y en ocasiones en forma de teatrillo con títeres de mesa.

Los niños y niñas adoran que se les cuente un cuento. A través de él, aprenden a escuchar, enriquecen su lenguaje y desarrollan su imaginación. Tras el cuento, a la una del mediodía se sirve la comida a los niños y niñas del Jardín, finalizando la jornada escolar a las dos y media. Las familias que lo necesitan pueden disfrutar de acompañamiento hasta las 5 de la tarde.

El transcurso del año viene marcado por la celebración de las fiestas, las cuales son vividas por los niños y niñas con gran alegría. Con ellas acompañamos el transcurso de las estaciones: en otoño celebramos la fiesta de la Cosecha, en noviembre la entrañable fiesta del Farol, en Diciembre preparamos la llegada de la Navidad, en marzo celebramos la fiesta de la liebre de Pascua y en junio la llegada del verano.