“El adulto tiene quizás, ganas de meterse en la piel de otra persona, una vez al año. Los niños y niñas lo hacen diariamente en su juego libre y no tienen esa necesidad. Sabemos que para ellos es fácil ser, en un momento dado, mamás o papás, vendedores, peluqueros, etc., van cambiando fácilmente de un personaje a otro. Es la expresión de sus ganas de imitar todo lo que les rodea.

Celebramos esta fiesta porque el carnaval se vive en el entorno. Tiene su importancia buscar un modo de festejar este día adecuadamente con nuestros niños y niñas, de forma adecuada a su edad y con un sentido de colaboración, de unidad ¡y con los padres y madres!

En la Fiesta de los Oficios es el momento de meterse en la piel de otra persona, de encontrarse con el otro y jugar. Así que…¿jugamos?

Escuela Waldorf Zaragoza

Una escuela para la educación del pensamiento, el sentimiento y la voluntad ¿Es esta Escuela para mi hijo/a?